Prepagos en Bogotá es un tema candente y del cual se habla mucho en las noches de la ciudad, un tema bastante conversado por hombres de distintas clases sociales, la realidad de las llamadas chicas prepago esconde un mundo que se inicia entre las 5 de la tarde hasta la madrugada del otro día, un mundo que tiene distintas entradas y distintos puntos de vista, desde las llamadas prepagos independientes, prepagos la zona de tolerancia en Bogota, prepagos de agencias, modelos por web cam que no son más que las llamadas prepagos virtuales, que haciendo uso de la tecnología exportan sus servicios a hombres de distintos lados del mundo, en este artículo presentaremos algunas entrevistas con estas señoritas para conocer un poco más desde las chicas como viven en esta realidad.

Historias de prepagos en Bogotá

Prepago de agencia en Bogotá

La agencia de la que hablaremos es una de las más grandes de Bogota, tiene entre setenta y cinco y ochenta mujeres de veinte y veintiséis años. La agencia les ofrece consultoría sicológica, trabajan su autoestima y de emprendimiento a las mujeres que allá trabajan, asimismo les asisten con orientación laboral, y para asegurar su seguridad cuentan con una aplicación con GPS para seguimiento.

Llamaremos “Maria” a la prepago con la que entrevistamos, es una de esas chicas que trabaja allá, llegó a la agencia después de procurar ser prepago de forma independiente y tener una experiencia “horrible”. Ella es una joven de veinte años, que lleva un año ejercitando esta profesión, la seguridad que le brinda la agencia la ayudo a decidirse.

“Me agrada mucho el sexo, esa es una de las causas por las que esto no me cuesta tanto dedicarme a esto” asevera la joven. Las primordiales razones para trabajar en esto que es que tiene dos hermanos menores de los que está a cargo. Según comenta ha aprendido mucho haciendo este trabajo, me ha abierto la mente y siento que he madurado como persona asevera, una afirmación que es complicado de creer seguramente para otras personas. Ella habla con frescura de su vida y advierte que su trabajo está lleno de estigmas y también hipocresía dentro de la sociedad de Bogotá, mas que es una tarea que por último da buenos frutos económicos que le permiten vivir cómodamente, una de las razones más poderosas por las cuales las señoritas deciden quedarse en este mundo scorts, según comentan en